lunes 17 de diciembre

El lobby del Grupo Clarín, a punto de lograr un triple beneficio en el Congreso

El Grupo Clarín cantó bingo. El dictamen conseguido esta semana en la Comisión de Comercio por el proyecto de ley que desregula el monopolio de la producción y la venta del papel para diarios fue la coronación de un gran año parlamentario para el grupo de medios más importante de la Argentina. De la mano del oficialismo, con el aporte de sus aliados, tanto eventuales como habituales, Clarín también consiguió frenar la sanción de la “ley corta de medios de Comunicación” pensada para reemplazar la cercenada Ley de Medios y consagrar en los artículos 90 y 91 del Presupuesto 2019 dos millonarios beneficios impositivos que pasaron desapercibidos.

El triple play parlamentario logrado por el Grupo Clarín llegó de la mano de Diego Bossio y de Pedro Miranda, dos diputados del Bloque Justicialista, que en este caso fueron los encargados de articular con el oficialismo el tratamiento de la norma que elimina la obligatoriedad de Papel Prensa de abastecer al mercado local y también deja de lado la regulación del precio de venta.


El proyecto presentado por Bossio ingresó por mesa de entradas del Congreso el 9 de noviembre. Emilio Monzó, presidente de la Cámara, rápidamente le dio giro a la comisión de Comercio presidida por Miranda que convocó a reunión del cuerpo –que hasta ese momento se había reunido dos veces en todo el año–, para el 14 de noviembre. Ese mismo día se dictaminó pese a que el Frente para la Victoria pidió que se amplíe el giro a la comisión de Libertad de Expresión y se convoque especialista en el tema. Así las cosas, en cinco días, y sin abrir la discusión, el oficialismo y el peronismo no kirchnerista dejaron al proyecto en condiciones de ser tratado en el recinto el próximo 21 de noviembre, en lo que será la última sesión del año para la Cámara de Diputados.

Dejar un comentario