martes 14 de agosto

El machismo en el arte: cómo los museos luchan contra la desigualdad de género

Fue durante marzo de este año. Algo extraño sucedía en el Museo Nacional de Bellas Artes. Muchos se enteraron, otros no. Del 2 al 18 de ese mes, entre las seis y las seis y media de la tarde, las salas del primer piso del museo sufrían un apagón repentino. Pero no era total: apenas quedaban iluminadas unas pocas obras: en las instituciones artísticas nacionales las obras de mujeres no suelen superar el 5%.

No era casual. La acción fue desarrollada justamente por el Bellas Artes para visibilizar la desigualdad entre la cantidad de obras de mujeres y de hombres. Durante los apagones, solo quedaban iluminadas las obras de las primeras.


No fue una acción aislada sino una más dentro de una serie de propuestas desarrolladas por el colectivo Nosotras Proponemos, un conjunto de mujeres feministas que milita por la igualdad en el mundo del arte (o por la igualdad a secas, más bien).

No faltará, claro, quién diga: ¿acá también? La respuesta es fácil: sí, acá también. Un estudio compartido por Andrea Giunta (parte fundacional de Nosotras Proponemos) muestra por ejemplo la representatividad de la mujer en los premios Salones Nacionales.

Son los reconocimientos que otorga el estado a las artes visuales. No solo se galardona un artista por año sino que incorpora su obra al Estado. Un dato: de 1911 a 2016, en la categoría pintura se premió a 91 varones y 5 mujeres: Ana Weiss de Rossi (1939); Raquel Forner (1956); Marcia Schvartz (2013); Diana Dowek (2015) y Carolina Antoniadis (2016).

Dejar un comentario