sábado 21 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

El mercado cree que, al límite, Prat Gay tomó más deuda externa disfrazada

Tras tomar 16.500 millones de dólares para el pago a los holdouts el 18 de abril, el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, prometió que en 2016 no iba a tomar más deuda externa. Sin embargo, el 30 de junio, emitió otros 2.700 millones de dólares -GDP Warrant- esgrimiendo que era para recomprar los cupones atados al PBI que se emitieron los años 2005 y 2010 con las restructuraciones del default y que eventualmente se pagarían en el 2018. El argumento era que cambiarían esta deuda vieja, por deuda nueva y más barata, en un poco usual ejercicio de anticipación de riesgo futuros.

Según Prat Gay, al comprarles a los “hold-in” los cupones atados a la evolución del PBI que les dieron cuando entraron en la reestructuración, el Estado se ahorraría 9.400 millones de dólares. Es que estos cupones obligan al Tesoro a pagarles a los bonistas hasta el año 2035 el 5% de una cantidad de dinero que se calcula en función del crecimiento del producto bruto interno (PBI) de cada año, siempre y cuando este supere un 3%, algo que todavía no esta para nada claro que vaya a ocurrir el año próximo.

El instrumento que usarían para la recompra es un “collar”, una estructura financiera que le ofrece al dueño del cupón la opción de reducir la volatilidad de su cotización, o sea, venderlo a $10, cuando en el mercado cotice más barato y a recomprarlo a $11,75 cuando el precio de mercado esté por encima.

lapoliticaonline.com  (www.lapoliticaonline.com)