El microscopio del pesimista y el telescopio del optimista

Parece que va a llover. Consultamos en internet y todo apunta a que en unas horas el cielo se va a caer. Pero salimos sin paraguas y nos mojamos. Venimos de varios días de comidas pesadas pero no podemos dejar pasar la oportunidad de darnos un festín, y una indigestión. Saber todo lo que es necesario saber, a todas luces, no alcanza para hacer lo que es más conveniente hacer.

Con una serie de anécdotas similares Bina Venkatarama, ex-asesora de Obama y profesora del MIT, comienza The Optimist’s Telescope (2019, «El telescopio del optimista»), un libro acerca de cómo podemos pensar mejor en el futuro y así, con algo de suerte, realizar un mejor futuro. Su planteo es tan autoevidente como urgente: en un mundo dominado por la gratificación instantánea parece haberse olvidado la capacidad de tomar decisiones mirando hacia el largo plazo. No importa si se trata de nuestra economía -o la del país-, nuestra salud o incluso nuestro planeta; pensar en lo que podría suceder parece que nos «arruga la ropa».