14.2 C
Buenos Aires
domingo 24 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

El ministro de Economía de Alberto Fernández

El problema es mayúsculo por varios motivos. En primer lugar, porque el ministro o la persona designada tiene que reunir dos condiciones de índole política, que el propio AF considera indispensable: no espantar al poder económico o a los llamados «mercados», y ser aceptable para la base de sustentación de dirigentes y votantes.

O sea, un ministro que no sea rechazado por el establishment, pero tampoco por su vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, por las bases kirchneristas duras como los intendentes de Avellaneda y Ensenada; por un Emilio Pérsico del Movimiento Evita; por un Fernando Pino Solanas; o por un Juan Grabois de la Corriente de Trabajadores de la Economía Popular. Encontrar alguien que concilie esos paladares se acerca bastante a dar con la aguja en el pajar.

Porque, además, es obvio que esa persona tiene tener las condiciones técnicas, la experiencia y la densidad como para hacerse cargo de una situación económica complicadísima. AF cree que la persona indicada es Roberto Lavagna.

infobae.com  (www.infobae.com)