jueves 6 de octubre de 2022
Cursos de periodismo

El «mito» Bolsonaro, el regreso de Lula y las guerras virtuales en Brasil

En los últimos diez años, la masificación del uso de internet y las redes sociales en Brasil transformó radicalmente la circulación de las ideas en la esfera pública. En poco tiempo, periodistas, intelectuales y celebridades de corte tradicional se habituaron a compartir espacio con youtubers, influencers y nuevos medios alternativos.

Buscando ganar la atención de un público cada vez más desconfiado de los medios de comunicación mainstream y más saturado por el tsunami de la información, la producción de contenidos diferenciados pasó a imponerse a base de visualizaciones y clicks. Y en esa carrera la ventaja la obtuvieron los primeros en lanzarse a ella: los analistas e influencers de derecha, con su estrategia recurrente de promover una «política de choque».

La «política de choque» constituye una estrategia de captación de atención utilizada por grupos marginalizados en el debate público. En tal sentido, pueden apelar a ella tanto grupos de derecha como grupos de izquierda. Un ejemplo de lo segundo lo encontramos en las autodenominadas «marchas de las putas», donde las participantes reclaman atención a sus demandas exponiendo públicamente sus senos. Desde la derecha son habituales las intervenciones con retóricas agresivas y cargadas de insultos y sarcasmos. Estas suelen ser consideradas por los mismos grupos que las ejercen como «políticamente incorrectas».

nuso.org  (nuso.org)