El motivo de la guerra en la medicina prepaga: cae la rentabilidad y las firmas necesitan «capturar» afiliados

El síntoma más claro acerca de la situación que atraviesa el negocio de la medicina privada en la Argentina es la pelea que, por estos días, sostienen dos gigantes del sector. A principios de enero, Claudio Belocopitt, titular de Swiss Medical, denunció a OSDE por defraudación al Estado.

El empresario sostuvo que la obra social le adeuda $16.000 millones a la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), y que el potencial fraude sólo se pudo haber llevado a cabo con complicidad política.


Para el empresario, sólo así pudo escalar alto y tener más de 2 millones de afiliados.

En la vereda de enfrente, OSDE contraatacó alegando que los argumentos de Swiss Medical no son más que una maniobra para «robarle» parte de su cartera. Y que la firma que comanda Belocopitt vive un momento económico cuanto menos dramático.