19.3 C
Buenos Aires
miércoles 14 de abril de 2021
Cursos de periodismo

El mundo dará una mano a la Argentina y eso relajaría el dólar en un año clave

La economía global sufrió el año pasado la peor caída desde la Depresión del 30. Ahora enfrenta la recuperación más rápida desde 1980. El Fondo Monetario Internacional divulgó ayer los pronósticos de su informe más famoso, Perspectivas Económicas Mundiales. Allí dijo que el mundo crecerá 6% este año. Siempre y cuando se acelere el ritmo de vacunación y se sostengan los estímulos que los gobiernos de los países más ricos han aplicado.

Hasta aquí una buena noticia. La mala es que el trabajo del FMI hace hincapié también en el desafío por delante. O más bien los desafíos. Las recuperaciones serán desiguales y habrá países, como Argentina, en los que la caída del ingreso por habitante será el doble al de los más ricos. Estados Unidos alcanzará el mismo nivel de actividad pre-pandemia en la primera mitad del año, pero otros no. Dependerá también de si las nuevas cepas del virus eluden el avance científico.

El otro riesgo que la recuperación global enfrenta quizá yace adentro mismo de los países más avanzados: el mercado podría esperar que los gobiernos de esas economías (ricas) aumenten las tasas -para frenar las presiones inflacionarias-,y eso podría volver más pesada la carga de las deudas de las familias y las empresas. El mundo emergente podría terminar lamentándolo. Ya pasó en 2007-2008. Si bien es cierto que la Argentina reestructuró su deuda privada (y negocia la del FMI), un escenario global negativo no eximiría de complicaciones a la hora de cumplir sus obligaciones con los acreedores.

clarin.com  (www.clarin.com)