viernes 3 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

El negocio de impugnar a Rousseff

Un hombre de negocios de São Paulo que asegura que el Partido de los Trabajadores (PT) le ha fallado. Una publicista que reside en la región centro-oeste del país (Mato Grosso) y vive “de las rentas”. Son algunos de los comerciantes que se aprovechan del movimiento que pide la moción de censura de Dilma Rousseff (PT), tanto para ganar dinero como para financiar las manifestaciones de este domingo por la impugnación. Con la venta de camisetas a 99 reales (unos 31 dólares) y adhesivos a 3,50 (poco más de un dólar), Marcello Reis, de 40 años, y Leticia Balaroti, de 28, están a la vanguardia de los productos antiRousseff.

Reis es uno de los líderes del proyecto Revoltados On Line (Indignados online), un grupo formado en las redes sociales que se manifiesta en contra de la corrupción. En los últimos años ha ganado notoriedad (y seguidores en Facebook) al pedir la impugnación de la presidenta y situarse junto a figuras públicas tales como el músico Lobão, un feroz crítico del PT que pidió el voto para Aécio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña, (PSDB) en las últimas elecciones. Para pagar la infraestructura de las protestas (como sistemas de sonido de alta potencia para eventos multitudinarios que rondan los 63.800 dólares), Reis vende camisetas, gorras y pegatinas por Internet.

internacional.elpais.com  (internacional.elpais.com)