miércoles 8 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

El negocio de La Bombonera: La Doce se quedó hasta con entradas para discapacitados

La Asociación del Fútbol Argentino que preside Claudio Tapia, a través de su vice primero y titular de Boca, Daniel Angelici, liberó cerca de 4000 entradas del partido Argentina-Perú por las Eliminatorias, que se jugará el jueves a las 20:30 en La Bombonera. Entre los tickets para la reventa hay mayoría de costo cero, exclusivos para personas con discapacidades. La barra brava no fue la única beneficiada con las entradas. También hay exfutbolistas y empleados de seguridad del club. «Yo me la jugué por ustedes –le dijo Angelici mediante sus interlocutores a la barra–. Ahora ustedes se la tienen que jugar por mí. Que no haya quilombos ni puteadas a los jugadores. Alienten, exploten La Bombonera». Los barras, a cinco días del partido, piden, de base, 2500 pesos por ticket. Un cálculo que asegura un ingreso mínimo de 10 millones de pesos sólo de entradas, sin contar el posible más de millón y medio de pesos a partir de los cerca de 8000 lugares para estacionar autos alrededor del estadio a 200 pesos y otro tanto por los puestos de comidas y bebidas. El triunfo de la Selección ante Perú, sin incidentes en las tribunas, cotiza en lo simbólico para Angelici. Es más poder en la AFA.

Angelici puso el operativo en marcha apenas Tapia lo llamó para contarle la decisión de mudar la localía de Argentina a La Bombonera. Tapia, hincha y socio de Boca, lo decidió después del 1-1 ante Venezuela en el Monumental. «Los barras no pueden entrar a la AFA. Entonces, ¿cómo llegan las entradas? Todos saben de dónde vienen y quién da la orden de repartirlas. Sin el ok de Angelici, no hay nada», dice un integrante de la segunda línea de la barra. Durante la semana, La Doce ingresó a La Bombonera banderas argentinas con el escudo de Boca en lugar del sol. Triplicará bombos y trompetas a pedido de los dirigentes. «Al que las retira en la AFA se complica identificarlo –agrega la fuente–. Sube a un auto en la calle y se baja en una estación de servicio. En un botinero entran entre 700 y 800 entradas». De las 4000, más de la mitad habrían caído en las manos de Rafael Di Zeo y Mauro Martín, los líderes de la barra. Ni Di Zeo ni Martín podrán ingresar a la cancha. El Ministerio de Seguridad de la Nación les aplicará el derecho de admisión. Di Zeo y Martín, sin embargo, saben que el negocio sobrepasa el paraavalanchas y viajan sin entrar a los partidos de Boca en el interior del país.

tiempoar.com.ar  (www.tiempoar.com.ar)