El nuevo anticapitalismo

Actualmente estamos atravesando la transformación tecnológica y económica más dramática en la historia de la humanidad. También somos testigos del menor respaldo con el que cuenta el capitalismo en todo el mundo. ¿Estas dos tendencias están conectadas y, de ser así, de qué manera?

Es tentador decir que la creciente impopularidad del capitalismo no es más que un síntoma de ludismo –el impulso que llevó a los trabajadores artesanos a comienzos de la Revolución Industrial a romper la maquinaria que amenazaba sus empleos-. Pero esa explicación no capta la complejidad del movimiento actual en contra del capitalismo, que está siendo liderado no tanto por trabajadores angustiados como por intelectuales y políticos.


La actual ola anticapitalista se produce en un momento en el que el neoliberalismo de libre mercado y la globalización son fustigados casi universalmente. La oposición al neoliberalismo surgió originariamente de la izquierda, pero ha sido adoptada –quizás hasta de manera más vigorosa y rencorosa- por la derecha populista.