domingo 3 de julio de 2022
Cursos de periodismo

El nuevo maná del cine viene de los NFT

Si se han secado algunas fuentes de financiación del cine, habrá que buscar otras. La premisa sirve para muchos negocios y diversas industrias culturales, pero es el cine el que se ha tomado muy en serio el arte no fungible, es decir, los NFT (siglas en inglés de non fungible token): esos objetos digitales que se elaboran a partir de unos códigos que los hacen únicos, todos con su certificado de propiedad y de autenticidad. Tras una primera oleada en la que se producían archivos con contenidos derivados de películas como vía de marketing y de fidelización de espectadores, ahora los NFT aparecen como un maná que puede pagar íntegramente largometrajes. Junto a pesos pesados del audiovisual como Sylvester Stallone y Kevin Smith que ya han puesto en marcha iniciativas relacionadas con este arte, la estadounidense Julie Pacino ha financiado de esta manera su I Live Here Now y ella misma participa como asesora del que será el primer largo europeo pagado con la comercialización de NFT, Calladita, del español Miguel Faus, que en septiembre rodará con Emily Mortimer, Paula Grimaldo, Susana Abaitua y Antonio de la Torre en la Costa Brava.

“Hace poco más de un año, un amigo me enseñó qué eran los NFT y reconozco que necesité un tiempo para asimilarlo”, cuenta desde Los Ángeles la cineasta Julie Pacino (Queens, 32 años). Hija del mítico actor Al Pacino, la directora ya había dirigido numerosos cortos desde 2009 y sentía que le había llegado el momento de plantearse un largo. “Una vez que entendí lo beneficiosos que eran y las inmensas posibilidades que ofrecían para apoyar a los artistas, no dudé”, asegura. “Creo que va a abrir una nueva manera de conseguir dinero para presupuestos que logrará que no tengamos que seguir la senda tradicional de Hollywood. Es más, los NFT te conectan directamente con tu público y lo fideliza, le hace sentirse parte de tu película”.

elpais.com  (elpais.com)