23 C
Buenos Aires
martes 29 de septiembre de 2020
Periodismo . com

El otro aislamiento de Alberto Fernández

La decisión de Alberto Fernández de romper la burbuja de Olivos y volver a recorrer el país no sólo se celebró en las provincias que compondrán su itinerario de cabotaje, aún por definirse. Sobre el gabinete o, al menos, sobre una buena parte de los 20 ministerios que lo componen, empezaba a crecer el temor al otro aislamiento: no el sanitario, sino el político; un encierro que, a vistas de un número importante de figuras del Gobierno, incluso algunas con despacho propio en la Casa Rosada, alejaba al Presidente del trato cotidiano con sus funcionarios y funcionarias pero, también, del día a día del termómetro social.

Hay ministros y ministras que pasaron tres meses o más sin ver al Presidente. Alguien con rango de alta jerarquía en el gabinete debió insistirle al mismo Fernández en más de una oportunidad, vía WhatsApp, que le urgía verlo para poder activar un programa importante en la cartera a su cargo. Recién ahí, logró que le levantaran la barrera de la residencia presidencial para tener su café mano a mano con el jefe de Estado.

Incluso personas que transitan o transitaron la burbuja sanitaria de Olivos admiten que no es ese un ámbito ideal para hacer funcionar la maquinaria de la gestión. Hablan de un espacio frío, caótico y con gente permanentemente de paso. Lo comparan con un aeropuerto.

letrap.com.ar  (www.letrap.com.ar)