domingo 23 de septiembre

El otro conurbano

Robos, tiroteos, privaciones, precariedad… El conurbano simboliza, dentro del imaginario de una parte de la población, un cúmulo de problemas que parecen insolubles, porque pasan las administraciones, pero las carencias permanecen.

A pesar de estar salpicado por islas de prosperidad, ese vasto territorio que se extiende “más allá de la General Paz”, y que, de noche y desde el aire, se observa como una araña de luces titilantes, se asocia en las noticias con una deuda social de décadas. Pero una visita a algunas de las universidades nacionales que crecen silenciosamente lejos de “las luces del centro” puede revelar una imagen distinta.


Gracias a sendas invitaciones por la Semana de la Ciencia, hace unos días pude conocer la de Avellaneda (Undav), apenas cruzando el Puente Pueyrredón, y la de Hurlingham (Unahur), en Villa Tesei. En ambas, el interés de los estudiantes y la calidez y compromiso de investigadores y docentes conmueven.

Dejar un comentario