domingo 9 de diciembre

El papa Francisco es muy amado, pero su pontificado podría ser un desastre

La conversación se ha vuelto normal. Cuando algún conocido —un vecino, el padre de algún amigo de mis hijos, nuestro agente de bienes raíces— me pregunta sobre mi trabajo y les cuento que estoy escribiendo un libro sobre el papa, las personas sonríen y dicen: “¿No es un papa maravilloso?”, “Eso debe ser muy inspirador” o “Tengo un amigo al que le encantaría leerlo”. Poco después tengo que comentar, de manera incómoda: “Bueno, tengo que decirte que no es del todo favorecedor”.

Lo constante de esas conversaciones es una muestra del gran éxito de los cinco años de Francisco en la silla papal. Es el máximo dirigente de una Iglesia que pasó la década pasada embrollada en un siniestro escándalo de abuso sexual, tiene un cargo que a menudo se considera una reliquia medieval y opera en un entorno mediático en el que la religión tradicional ,en general, y el catolicismo romano, en especial, con frecuencia son tratados con una mezcla de malicia e ignorancia total.


Dejar un comentario