miércoles 20 de febrero

El papa Francisco y Donald Trump se parecen mucho más de lo que creemos

Uno surgió de un cónclave en crisis; el otro fue elegido después de la campaña más extraña de la historia contemporánea de Estados Unidos. Los dos han subvertido las tradiciones y recurren a canales inusuales para hablar sobre las inquietudes de las personas comunes. Donald Trump y Jorge Mario Bergoglio, el presidente de Estados Unidos y el papa de la Iglesia católica, son los populistas más famosos del mundo. Y están en conflicto.

Para entender por qué el papa Francisco se ha convertido en el estandarte de la resistencia mundial contra Trump, hay que considerar su aparición del 17 de febrero en Roma en un campus universitario, donde Nour Essa, una estudiante siria, le hizo una pregunta.


El pontífice la conoce bien. La suya es una de tres familias, todas musulmanas, que el pontífice trajo consigo luego de su visita a un campo de refugiados en Lesbos, Grecia. Ha ayudado a decenas de refugiados a construir una nueva vida en Italia. Dos familias incluso viven en el Vaticano, cuyos altos muros actualmente no concuerdan con la visión papal que critica las fronteras.