20.4 C
Buenos Aires
sábado 28 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

El papa y la homofobia de la Iglesia

El mundo tal vez desconoce el pasado del papa Francisco como Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires antes de llegar al Vaticano. Quizás por eso han considerado sorprendentes sus comentarios recientes. El papa admitió al fin que las personas gays tenemos derecho a una familia, y agregó: “Lo que tenemos que hacer es crear una ley de uniones civiles. Así están cubiertos legalmente. Yo apoyé eso”. Sus palabras integran el documental Francesco, de Evgeny Afineevsky.

A simple vista, parece un progreso para la Iglesia católica, tras siglos predicando odio y prejuicios contra la población LGBT. Sin embargo, el diablo está en los detalles.

Cuando Francisco dice: “Yo apoyé eso”, falta el contexto. Es cierto: él apoyó —no públicamente, sino en negociaciones reservadas— un proyecto de unión civil que un grupo de congresistas contrarios a los derechos de la población LGBT propuso en Argentina en 2010. La redacción final de ese proyecto fue de una senadora que confirmó ser supernumeraria del Opus Dei. Quienes encabezamos el movimiento a favor de la igualdad de derechos para la comunidad LGBT en el país sabíamos que se trataba de una estrategia para evitar la legalización del matrimonio igualitario, que estaba en debate en el Congreso. Los dos términos (unión civil y matrimonio) se refieren a instituciones diferentes, y lo que se proponía era establecer una distinción inconstitucional entre dos categorías de ciudadanos.

nytimes.com  (www.nytimes.com)