El periodismo debió estar allí

La noticia de que una adolescente de 14 años fue abusada por cinco varones en Miramar se desperdiga por las redacciones. Un medio escribe una nota que incluye juicios de valor sobre la víctima y su familia: que había mucho alcohol, que la chica no debió haber estado ahí, que la madre fue quien la perdió de vista. La nota está firmada y de inmediato las redes sociales explotan contra el medio y el periodista. Tanto, que el medio tuvo que salir a disculparse y aclarar que no quiso decir lo que dijo y que las peores líneas ni siquiera eran del periodista, sino de un editor.

¿Cómo llegó a publicarse una nota así? El que dio el alerta de la noticia fue el corresponsal. En la costa también tienen un enviado especial, así que desde la redacción se les pidió que mandaran algo rápido y eso fue lo primero que se publicó: cuatro párrafos con información dura. El enviado especial y el corresponsal continuaron enviando información por mail. El que terminó de darle forma a la nota fue el editor, tal como contó Clarín en su pedido de disculpas. Ninguna de las líneas que generaron indignación fueron escritas por quienes firmaron la nota.