viernes 16 de noviembre

El placebo funciona incluso aunque sepas que es un placebo, y algunos médicos quieren implantar su uso

El poder de sugestión de la mente juega un rol importantísimo en nuestro proceso de curación, y gracias al reciente apoyo financiero a Ted Kaptchuk, profesor de medicina en Harvard e investigador que ha dedicado su vida a este efecto, puede que en el futuro sepamos aprovechar al máximo sus posibilidades.

La noticia: en una serie de tests realizados por Kaptchuk y otros desde 2016, espalda se le dio a casi 50 sujetos con dolor crónico los mismos analgésicos que se les venían recetando anteriormente y al otros 50 unos placebos de glucosa, pidiendo al segundo grupo que tomasen dos píldoras al día al tiempo que se les advertía de que esas pastillas, teóricamente, no hacen nada. En promedio, el grupo que continuó con el tratamiento anterior notó una reducción del 9% en su dolor habitual, una reducción del 16% en el dolor máximo y ninguna reducción en la discapacidad. Los que tomaron placebos a sabiendas experimentaron una reducción del 30% en el dolor habitual y máximo y una disminución del 29% en la discapacidad. Otros tests anteriores de Kaptchuk y de otros tantos científicos confirman la hipótesis: hay un porcentaje significativo de gente que, aunque sepan que están siendo tratados con patrañas, ven mejorar su salud.


Dejar un comentario