25.1 C
Buenos Aires
domingo 7 de marzo de 2021
Cursos de periodismo

El plan de Macri en comunicaciones es contradictorio: afirma que quiere competencia pero niega que exista concentración

Sin mayoría en el Congreso tras acceder a la presidencia vía balotaje y con una agenda socioeconómica candente, el gobierno de Mauricio Macri desplegó en su primer año una contundente actividad en comunicaciones, tanto en políticas de medios y telecomunicaciones (tema de esta nota) como en su prolífica y transgresora comunicación política (que no se aborda aquí). Quienes supusieron que tras la guerra entre el kirchnerismo y el Grupo Clarín el ritmo pasaría del rock al minué erraron el diagnóstico: la posguerra, dentro del macrogénero rockero, cruzó del punk al techno.

Con la consigna de la convergencia como mantra, Macri decretó nuevas reglas de juego que allanan mayores niveles de concentración y cruces internos; drenó el hasta hace poco profuso manantial de publicidad oficial para medios y productoras oficialistas; y restauró el dogma del mercado como rector de las comunicaciones con el consiguiente desalojo de la noción de que se trata de un campo donde se juegan derechos en el que los desposeídos requieren de la acción estatal para compensar las desigualdades en el acceso a los recursos culturales e informativos.

Ni los medios estatales se salvan del dogma: si bien exhiben una programación algo menos intemperante que la que impuso el kirchnerismo entre 2009 y 2015, se les quitó poder y recursos para disputar el interés público.

ar.bastiondigital.com  (ar.bastiondigital.com)