20.7 C
Buenos Aires
viernes 23 de octubre de 2020
Periodismo . com

El plasma sanguíneo de los supervivientes: el falso «avance histórico» de Trump contra el coronavirus

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha anunciado este domingo “un avance realmente histórico en la lucha contra el virus de China, que salvará incontables vidas”: la autorización de las transfusiones de plasma sanguíneo de supervivientes como tratamiento de emergencia contra la covid. Al lado de Trump en la Casa Blanca, el médico Stephen Hahn ha asegurado que las transfusiones mejoran un 35% la supervivencia de los hospitalizados. “Esto significa que, de cada 100 personas enfermas con covid, 35 se habrían salvado gracias a la administración del plasma”, ha proclamado Hahn, jefe de la FDA, la agencia de medicamentos de EE UU. Los datos son increíblemente erróneos y el anuncio es pura propaganda. Las elecciones presidenciales en EE UU son el 3 de noviembre.

La esperanzadora cifra del 35% de mejora procede de un reciente estudio preliminar con unos 35.000 enfermos, dirigido por investigadores de la Clínica Mayo, en la ciudad estadounidense de Rochester. A la mitad de estos pacientes se les realizó una transfusión en los tres primeros días tras el diagnóstico. A la otra mitad, a partir del cuarto día. La mortalidad a los siete días fue del 8,7% en el grupo con transfusión rápida y alcanzó el 11,9% en el grupo con una transfusión más tardía. La diferencia es de apenas tres puntos porcentuales, aunque este resultado también se puede vender como que una cifra es más de un 35% superior a la otra. Pero esa presunta reducción de la mortalidad del 35% no significa, en ningún caso, que de cada 100 enfermos se salven 35, como ha declarado el jefe de la FDA. Con los datos del estudio preliminar, se salvarían tres personas más de cada centenar: habría nueve muertos en lugar de doce.

“No podemos decir con certeza si el plasma de convalecientes es útil, necesitamos grandes ensayos para responder a esta pregunta”, explica a este periódico la médica Lise Estcourt, directora de la unidad de ensayos clínicos hematológicos del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido. Estcourt cree que los datos de EE UU son “prometedores”, pero subraya que los autores del estudio no han incluido ningún grupo de control —con pacientes que no recibieran ninguna transfusión— para poder comparar a unos con otros. Este tipo de estudios sin referencia, denominados observacionales, están sometidos a multitud de factores de confusión y pueden provocar espejismos, sugiriendo resultados que no existen. El equipo de Estcourt publicó el 10 de julio un análisis sobre la efectividad del tratamiento con plasma, a partir de investigaciones con más de 5.000 enfermos. Su conclusión fue contundente: “No se sabe si el plasma de convaleciente beneficia a las personas ingresadas en el hospital por covid‐19”.

elpais.com  (elpais.com)