martes 23 de octubre

El posible punto de partida de un Lava Jato argentino

Este puede ser, al fin, el comienzo. El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi dio ayer el primer paso sustancial en uno de los tres grandes negociados que conforman el entramado argentino del Lava Jato, la investigación que desnudó y sacudió hasta sus cimientos la relación entre los políticos y los empresarios en toda América Latina.

De Giorgi llamó a indagatoria a 49 exfuncionarios y ejecutivos sospechados de participar en uno de esos tres negociados, el soterramiento del tren Sarmiento, una obra pública que escaló a los US$1500 millones. Un avance, según los investigadores judiciales, en la dirección correcta.


Pero el camino será complicado porque al juez y a los fiscales argentinos les faltan demasiadas piezas. No han accedido, aún, a las confesiones de los “arrepentidos” de Odebrecht ante la Justicia brasileña que hablaron sobre las “propinas” que corrieron en la Argentina, y ni siquiera saben cuántos son esos delatores -¿cuatro? ¿ocho?-, ni quiénes son.

Dejar un comentario