miércoles 1 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

El precedente: Charlie Hebdo sufrió un atentado con bomba en 2011

La sede del semanario satírico Charlie Hebdo resultó ayer gravemente dañada por un ataque con un cóctel molotov, que provocó un incendio y dejó las instalaciones inutilizables. El asalto parece claramente vinculado al número publicado ayer, rebautizado excepcionalmente como Sharia Hebdo, y dedicado al avance islamista en Túnez y Libia. En la portada aparece un dibujo del profeta Mahoma, nombrado «redactor jefe» del número. El primer ministro, François Fillon, ha expresado su «indignación» por el atentado, que ha sido condenado por el conjunto de la clase política y de los medios franceses. La portada, que ya había provocado cierto revuelo en las redes sociales en los últimos días, retrata al profeta, sonriente, prometiendo «100 latigazos a quienes no se mueran de risa». El número tenía como objetivo «celebrar la victoria» del partido islamista Ennahda en Túnez y el anuncio por parte del Consejo Nacional de Transición libio de que la sharía sería la principal fuente de la nueva Constitución del país. Los 75.000 ejemplares distribuidos ayer se agotaron en apenas unas horas. Algunos quiosqueros, sin embargo, se habían negado a distribuirlo por miedo a las represalias.

elpais.com  (elpais.com)