El primer embajador del mundo para la industria tecnológica

Casper Klynge, un diplomático de carrera de Dinamarca, ha trabajado en algunos de los lugares más turbulentos del mundo. Una vez pasó dieciocho meses inmerso en los trabajos de reconstrucción en Afganistán y, durante dos años, encabezó una misión de manejo de crisis en Kosovo.

Sin embargo, Klynge, de 46 años, señala que quizás el trabajo más difícil que se le ha asignado sea el que tiene ahora como el primer embajador extranjero del mundo para la industria de la tecnología.


En 2017, Dinamarca se convirtió en el primer país en crear formalmente un cargo diplomático para representar sus intereses ante empresas como Facebook y Google. Después de que las autoridades danesas decidieran que los gigantes tecnológicos ahora tienen tanto poder como muchos gobiernos —si no es que más— enviaron a Klynge a Silicon Valley.