El prisionero que ha pasado 10 años en la cárcel por una sentencia de 10 meses

James Ward tenía 21 años en 2006 cuando recibió una sentencia de 10 meses. 10 años después sigue en prisión y aún no tiene una fecha para dejar la cárcel.

Igual que Ward, muchos otros prisioneros en Reino Unido están languideciendo en la cárcel por un controvertido tipo de sentencia llamada Imprisionment for Public Protection (IPP).


El joven ya estaba en prisión cumpliendo una pena de un año cuando recibió una sentencia adicional de 10 meses bajo los términos de IPP, una figura que en español puede traducirse como Encarcelamiento para la Protección del Público.

Esta figura fue introducida en 2003 en Inglaterra y Gales como una forma de sentencia indeterminada.

Su objetivo: proteger al público de los criminales cuyos delitos no son suficientemente graves para merecer una sentencia de por vida, pero son considerados demasiado peligrosos para ser liberados cuando el periodo original de su sentencia está expirando.