20 C
Buenos Aires
lunes 26 de octubre de 2020
Periodismo . com

El privilegio de la delgadez

En las últimas semanas, como un efecto hiper-reflexivo en torno al cuerpo causado por el aislamiento preventivo y la ansiedad gordofóbica que implica el encierro, hemos visto surgir con muchísima popularidad una prolífica serie de videos donde mujeres jóvenes, influencers y mediáticas, posan en ropa interior frente a cámara y señalan con vehemencia, a veces incluso con esfuerzo expreso, aquellas zonas “imperfectas” de sus cuerpos que a pesar de todo “aman”. Algunas marcas incipientes de celulitis, pliegues de su piel que ellas mismas identifican como “rollos” al pellizcarlos con violencia, abdómenes empujados hacia afuera que golpean para significarlos como panza, y formas de flacidez en sus colas, brazos y piernas que vuelven visibles a través de movimientos bruscos para comprobar la falta de rigidez o fibrocidad.

Estos videos, ampliamente celebrados por la opinión pública, con millones de reproducciones en tan solo días, parece ser que buscan humanizar la representación de las mujeres a través de la exhibición de aquellas “imperfecciones” que de forma confesional demuestran que incluso esos cuerpos delgados, blancos, cis y funcionales, que las audiencias online consumen como un ideal imposible, también son humanos y presentan “fallas” que buscan aceptación.

cosecharoja.org  (cosecharoja.org)