25.1 C
Buenos Aires
sábado 28 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

El PRO y la nueva derecha

Hace una semana, la última protesta en contra del Gobierno mostró una colorida variedad de motivos y argumentos para salir a la calle. Manifestantes distintos entre sí, jóvenes, viejos, mujeres, varones, de clase media o más pudientes llevaron a la marcha carteles con reclamos en apariencia inconexos. Pero sólo en apariencia. Esos discursos, que podrían parecer una ensalada conceptual para el observador desatento, son el hilo invisible que articula a un movimiento muy amplio, global y diverso que busca desde hace años constituirse en una alternativa electoral en la Argentina y que se encontró en los últimos meses con una auspiciosa novedad: la presidenta del principal partido opositor quiere representarlo.

“Nos tenemos que poner a la cabeza. Los que no quieran poner la cabeza, los van a pasar por arriba. La gente va a dejar en el camino a aquellos tibios que no son capaces de entender la necesidad de la representación”, dijo, dos días después de la marcha, Patricia Bullrich, presidenta del PRO, en una entrevista con Alfredo Leuco en TN. Su mensaje evidencia a la vez la intención de un sector del PRO de darles voz a (o al menos quedarse con el voto de) esta “nueva” derecha que en la elección del año pasado dividió su voto entre Juntos por el Cambio y opciones más radicalizadas, como el economista José Luis Espert o el ex carapintada Juan José Gómez Centurión.

Esta “nueva” derecha que quiere representar Bullrich adopta en otras partes del mundo síntesis cancheras como “alt right” o derecha alternativa. Aquí algunos se llaman libertarios. Conviven con expresiones desdemocratizadoras y antisistema que posiciona al discurso anticiencia como una actitud transgresora y rebelde en medio de una pandemia.

cenital.com  (www.cenital.com)