domingo 23 de enero de 2022
Cursos de periodismo

El problema de las pruebas prenatales que detectan enfermedades raras

En noviembre de 2020, tras un año de tratamientos de fertilidad, Yael Geller se emocionó al enterarse de que estaba embarazada. Luego de un ultrasonido normal, tuvo la confianza suficiente para decirle a su hijo de 3 años que su “hermano o hermana” estaba creciendo en su vientre.

Sin embargo, unas pocas semanas después, cuando llevaba a su hijo de la casa a la escuela, recibió una llamada del consultorio de su médico. Un análisis de sangre prenatal indicaba que a su feto podría faltarle parte de un cromosoma, lo cual podría acarrear padecimientos y trastornos mentales graves.

Esa noche, sentada en el sofá con su esposo, Geller lloró al explicarle que quizá tendrían que enfrentar la decisión de interrumpir el embarazo. Él se sentó en silencio, a procesar la noticia. “¿Cómo me puede estar pasando esto?”, se preguntaba Geller, de 32 años.

nytimes.com  (www.nytimes.com)