19.8 C
Buenos Aires
domingo 26 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

El PSG, más fácil llegar que salir

El emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Zani, le entregó la llave del PSG a su amigo Nasser Al-Khelaïfi cuando adquirió el 70% de la entidad pariense en 2011. Un año más tarde, se quedó con todo el paquete accionarial. Al-Khelaïfi es su hombre de confianza, impecable para ejercer de presidente de Qatar Sports Investments (Qsi), filial del fondo soberano de Qatar, empresa propietaria del PSG y beIN Media Group, un grupo de medios de comunicación fundado en 2014, que cuenta con 22 canales de televisión en diferentes países. “Pero las decisiones importantes siempre las toma el emir”, aseguran fuentes de la Ciudad Deportiva del PSG. “En los fichajes de Neymar y Messi el OK lo dio el emir como también lo hará si se concreta lo de Mbappé”, añaden. La posible salida del delantero francés marca un cambio en la política del club, siempre comprador de estrellas, nunca vendedor de jugadores franquicia.

En París justifican el posible adiós de Mbappé en tres diferentes aspectos. El primero, el menos importante para ellos: el económico. El delantero francés acaba contrato el año que viene y frente a su negativa por renovar, el club accede a negociar, algo inédito para el PSG de Al-Khelaïfi. “Si Mbappé quiere irse, se irá, pero con nuestras condiciones”, expuso el director deportivo, Leonardo. El segundo punto que destacan es la habilidad del Real Madrid para llevar las negociaciones. “A diferencia de lo que pasó en otras oportunidades con el Barcelona, el Madrid actuó con inteligencia con el emir”, explican las mismas fuentes. El tercer factor se explica a través del vestuario. “Kylian tiene un ego como la Torre Eiffel”, cuentan en el camerino de París. Cuando Neymar fichó por el Barça, Johan Cruyff advirtió: “No pueden funcionar dos gallos en un vestuario”. La relación entre Neymar y Messi funcionó. Pero el entrenador del PSG, Mauricio Pochettino, no quiere tener un tercer gallo.

elpais.com  (elpais.com)