19.8 C
Buenos Aires
domingo 26 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

El racismo escondido en la estructura de la ayuda humanitaria

Se han publicado muchos estudios últimamente sobre la prevalencia del racismo en el sector de la ayuda humanitaria internacional. Han abarcado desde las definiciones de equidad racial en el desarrollo global, pasando por las experiencias de personas negras, indígenas y otras personas racializadas que trabajan en el sector, hasta la demorada investigación sobre el racismo en el Gobierno británico como parte de un estudio mayor sobre la cultura y la filosofía de la asistencia humanitaria del Reino Unido.

Sé muy bien que el racismo es real. Como trabajo en la ayuda humanitaria desde hace mucho tiempo, también sé que en el sur global no nos vemos reflejados en estos estudios, porque se enfocan casi por completo en las luchas internas y las estructuras de las instituciones de ayuda humanitaria y sus equipos en el norte. Esto omite completamente la perspectiva sobre el racismo analizada desde el sur, que sin duda es fundamental para cerrar las brechas entre quienes dan y quienes reciben.

Mientras que las preocupaciones sobre el racismo que existe en el seno de los propios equipos de trabajo son indudablemente genuinas, no reconocen que, en realidad, el sector de ayuda humanitaria es en sí mismo una herramienta racista, arraigada en estructuras coloniales y desigualdades de poder, que menosprecia a los países en función de su riqueza, su historia y su posicionamiento global. Por defecto, quienes controlan estas estructuras de poder –donantes, ONG internacionales, asociaciones benéficas, fundaciones privadas– perpetúan el racismo hacia sus compañeros del sur.

eldiario.es  (www.eldiario.es)