martes 17 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

El rastro de la ocupación rusa: ejecuciones, saqueos y rabia contra el antiguo amigo

Los tanques rusos entraron en Trostianets en las primeras horas de la invasión. Los soldados se desplegaron por esta tranquila localidad a 30 kilómetros de la frontera con Rusia y ocuparon varios edificios: la sede de la institución forestal, la estación de tren y una fábrica de chocolate.

El general ruso de mayor rango instaló su oficina en la sala número 23 del edificio del Ayuntamiento, la misma donde se solían sentar los contables del municipio. Su botella de whisky de malta sigue en el escritorio y las colillas de sus cigarros, en el borde de un cenicero. El general dormía en una cama individual robada de un hotel cercano.

Sus hombres vivían un piso más abajo. Por los rastros, parece que durmieron, comieron y defecaron en las mismas habitaciones. A juzgar por los uniformes rusos que hay en el suelo ensangrentados, puede que algunos de ellos también murieran allí.

eldiario.es  (www.eldiario.es)