jueves 18 de agosto de 2022
Cursos de periodismo

El reloj de pulsera mecánico más fino del mundo es del grosor de una moneda y cuesta 1.888.000 dólares

Fabricar relojes de pulsera es un arte. Ese arte se aprecia especialmente en las raras ocasiones en las que un fabricante de estos ingenios saca músculo de ingeniería y decide hacer algo casi imposible como el Richard Mille RM UP-01 Ferrari, un reloj que, de momento, ya ha batido un récord mundial.

Ese récord es, cómo no, el del reloj más fino del mundo, pero antes de llegar a él remontémonos un poco en el tiempo. En 2018 el récord al reloj mecánico de pulsera más fino lo tenía el Piaget’s Altiplano Ultimate Concept con un grosor de 2mm. A comienzos de este mismo año otro fabricante, Bulgari, presentaba el Octo Finissimo Ultra y se hacía con el récord al bajar a 1,88mm. El récord apenas le ha durado unos meses porque el RM UP-01 mide 1,75mm de grosor.

¿Hay alguna razón práctica para diseñar un reloj de pulsera tan fino? Ninguna. Alguno podría argumentar que es para que no se note en la muñeca cuando lo llevas, pero entre 2mm y 1.75 no creo que haya tanta diferencia. Al final es una cuestión de probar que es posible y de lucir talento de ingeniería frente a otros fabricantes. Al fin y al cabo embutir todas las ruedas y resortes necesarios para un relos mecánico en semejante grosor es básicamente un prodigio de la miniaturización.

es.gizmodo.com  (es.gizmodo.com)