El revolucionario bio-concreto, el material que se repara a sí mismo

    La idea suena tan atractiva como la ciencia ficción: edificios que cierran sus propias grietas como si se tratara de un ser vivo sanando sus heridas.

    Para el científico holandés Henk Jonkers, este proyecto que suena fantástico, digamos que es una realidad bastante concreta.

    En la Universidad Técnica de Delft, en los Países Bajos, han desarrollado el bio-concreto, un material que literalmente está vivo y que puede regenerar el desgaste de las edificaciones.

    «Nuestro concreto va a revolucionar la forma en que construimos, porque estamos inspirados por la naturaleza», señaló Jonkers cuando fue nominado al premio mejor inventor europeo en 2015.