viernes 19 de octubre

El Robin Hood de la banca, condenado por robar a los ricos para dárselo a los pobres

Lejos del bosque de Sherwood y de la ciudad británica de Nottingham, un verdadero Robin Hood se escondía en Forni di Sopra, un pequeño pueblo de unos 1.000 habitantes perdido entre los Alpes italianos. Un escenario en principio más propicio para encontrar a Heidi o a la extensa familia de Sonrisas y Lágrimas. Gilberto Baschiera, el exdirector de la oficina en la localidad del banco italiano Banca di Carnia e Gemonese Credito Cooperativo, ha sido condenado a dos años de cárcel por realizar pequeñas transacciones desde las cuentas de sus clientes más adinerados a las de los que tenían más problemas económicos.


Dejar un comentario