13.4 C
Buenos Aires
lunes 14 de junio de 2021
Cursos de periodismo

El saldo histórico más duradero de los años 90 es el de un reparto inequitativo de poder entre el gran capital y la sociedad argentina

La muerte de Carlos Saúl Menem trae a la memoria social los claroscuros económicos, políticos y morales de los años 90, ante los que cada uno, con mayor o menor pretensión de rigor, reacciona de acuerdo con la suerte que le haya tocado. Sin embargo, independientemente de ese condicionamiento, a más de tres décadas del inicio de su esplendor y a más de dos de su colapso, cabe señalar un rasgo distintivo de esa etapa: la inauguración de una relación entre poder político y sociedad, por un lado, y capital internacional y local, pero vinculado al circuito global, por el otro, ruinoso para los primeros y extremadamente conveniente para los segundos. La Argentina de a pie sigue remando contra esa corriente arrasadora.

Trabajo o desempleo. Salario elevado en dólares y muy rendidor en una economía en la que el consumo incluyó ingentes dosis de turismo y productos importados, o falta de ingresos. Crédito disponible y primera casa o carpa blanca, Norma Plá y desamparo. Aplausos en Estados Unidos o vergüenza ante la enunciación de las “relaciones carnales”. Cada quien recuerda su propia aventura.

letrap.com.ar  (www.letrap.com.ar)