lunes 28 de noviembre de 2022
Cursos de periodismo

El secreto de «The Crown»: teatro y cine en la era de TikTok

La primera temporada de House of the Dragon ha encarnado en la princesa Rhaenyra un drama parecido al que ha vivido en la realidad el príncipe Carlos de Inglaterra durante los últimos 30 años: la dilatación constante de la llegada al trono. La quinta temporada de The Crown, que narra también su separación de Diana de Gales, dramatiza sobre todo la colisión entre sus ansias de reinar y la resistencia de su madre.

El heredero la desafía ya en una entrevista que se publica en el primer capítulo (“El síndrome de la reina Victoria”). Aunque termina con una conversación íntima entre el primer ministro John Major y su esposa, tiene en verdad su punto culminante unos segundos antes, en el cruce de miradas entre la reina Isabel y Carlos. Este vuelve a ser, durante un segundo, un niño retraído y avergonzado.

Desde su estreno en 2016, y con 21 premios Emmys en su haber, la serie ha abordado en contrapunto la historia de Reino Unido y del mundo durante la segunda mitad del siglo XX y la psicología individual de los responsables de su gobierno. Major es el décimo primer ministro que aparece en The Crown: todos han sido retratados en sus particularidades y contradicciones. Los miembros de la familia real han sido explorados con mayor detalle y bisturí. En particular, el primogénito de la reina, su hermana (Margarita) y su marido (Felipe). Todos los matrimonios se han roto menos el suyo, duro —pese a tantas grietas— como una roca.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)