El siga-siga de Macri: candidato a presidente, ministros confirmados y «resistir» hasta junio

El Gobierno apuesta a que el círculo rojo se equivoque una vez más. En medio de su cuesta abajo, el oficialismo se entusiasma con un déjà vu del 2015, cuando la minoría de los politizados, los empresarios y analistas le recomendaba a Mauricio Macri hacer una alianza con el peronismo de Sergio Massa. El entonces alcalde los desoyó, influenciado por Marcos Peña y Jaime Duran Barba. Macri se la jugó por la pureza amarilla y ganó. Tres años y medio después, con su figura desgastada y el relato oficial en crisis, el Presidente busca revivir la épica de la resistencia frente a la presión de ese núcleo PRO-friendly.

La exigencia, sin embargo, ahora es distinta a la que circulaba en los meses previos a la elección de 2015. El círculo rojo pide que Macri concrete una suerte de gesto patriótico y ceda su candidatura a María Eugenia Vidal. Y lo plantea en nombre de la subsistencia de Cambiemos. Parte de ese favoritismo se escenificó el martes pasado en el salón Versailles del Hotel Alvear. Fue durante el almuerzo del Consejo Interamericano del Comercio y la Producción (CICyP). Con la gobernadora bonaerense como oradora central, la mesa para 12 costaba 100 mil pesos. Los 368 empresarios presentes convirtieron al encuentro en el segundo más concurrido, después del que tuvo a Macri como estrella en un lejanísimo 2016.