viernes 14 de diciembre

¿El sobrepeso infantil es culpa de los padres?

Como padres, ¿determinamos los hábitos alimentarios de nuestros hijos? Hay muchos reproches cuando se habla de obesidad infantil, trastornos alimentarios y problemas de imagen corporal, pero ¿cuánto sabemos realmente sobre lo que ayuda a los niños a comer y crecer de manera saludable?

Escribí acerca del problema del estigma de la gordura el noviembre pasado, y de los aspectos negativos para la salud y el bienestar de los niños cuando los humillan o los molestan por tener sobrepeso. Hablé en referencia a una declaración de principios de la Academia Estadounidense de Pediatría que instaba a los pediatras, en particular, a ser cuidadosos en no usar lenguaje severo, crítico o juicioso con nuestros pacientes al tratar este tema sensible.


Mucha de la gente que dejó comentarios en el artículo escribió sobre lo doloroso que fueron las burlas o las críticas durante su infancia —o, en algunos casos, el dolor de ver que un hijo es víctima de acoso escolar— por tener sobrepeso. No obstante, muchos lectores también hablaban con desdén de, como lo expresó uno, “padres con sobrepeso que dan ‘comidas’ no saludables… a sus hijos con sobrepeso”. Otro dijo: “Despierten, padres, sus hijos no TIENEN que comer botanas todo el tiempo. Les están arruinando su futura salud y su autoestima”.

“Cuando eres el padre de un niño obeso, existe un estigma terrible”, dijo Julie Lumeng, profesora de Pediatría en la Universidad de Michigan. “Todos dirigen la mirada hacia el padre y piensan: ‘He ahí un padre incompetente. No le importa su hijo. ¿Por qué no nada más lo obliga a comer menos y a hacer ejercicio?’”.

Dejar un comentario