El sueco que lidera el camino hacia una sociedad sin dinero en efectivo

El emprendedor Jacob de Geer estaba a punto de «empezar un trabajo serio» cuando se dio cuenta de un agujero en el mercado y lanzó una de las start-ups más exitosas en la historia de su país.

«Acabábamos de tener nuestro segundo hijo. Estaba en un momento de mi vida en el que un poco de estabilidad me venía bien», explica este sueco de 40 años.


«Ya sabes, un salario bueno y fijo cada mes, quizás un auto de empresa y una pensión. Esas cosas que nunca tienes cuando diriges tu propio negocio».

Esto era 2010, con la crisis financiera global afectando a Suecia, y definitivamente no un buen momento para montar un nuevo negocio, según De Geer.

Pero en enero de ese mismo año su esposa, importadora de lentes de sol, volvió de una feria comercial quejándose de que había perdido ganancias por no poder aceptar el pago con tarjetas de débito.