23.6 C
Buenos Aires
sábado 27 de febrero de 2021
Cursos de periodismo

El último Menem: el «no» a Macri, el silencioso indulto de Cristina y la conversación final con Alberto

Carlos Menem tenía previsto volver a Casa Rosada, después de dos décadas, el 2 de julio del 2020. Con la difusa previsibilidad de la política criolla, asistiría a la ceremonia donde se colocaría su busto en el salón de los Presidentes en el hall de ingreso a la casa de gobierno. Allí están, salvo los de facto y Fernando De la Rúa, todos los presidentes de las últimas décadas que fueron elegidos por voto directo.

La inauguración del busto de Menem quedó en stand by por la pandemia. Zulemita Menem, su hija, junto a Alberto Kohan, uno de los operadores de Menem en los ’90, se vieron con Alberto Fernández el 12 de febrero tras reunirse con Julio Vitobello, el secretario General de la Presidencia, para ordenar un cronograma que tenía, como escala última, el 2 de julio de este año, el día que Menem cumpliría 91 años.

La ceremonia se leía, en el imaginario albertista, como una gestualidad panperonista, el abrazo al otro peronismo, la coronación simbólica -por el peso, ya diluido, del último Menem- de un trámite que antes había promovido Cristina Kirchner en el Senado cuando aceptó que el riojano se sumara al bloque del Frente de Todos y aceptó, de modo silencioso pero eficaz, un pedido del ex presidente para que «no critiquen los ’90», algo así como no objeten su tiempo, su legado.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)