13 C
Buenos Aires
lunes 26 de julio de 2021
Cursos de periodismo

El «Vamos a volver» engordado

Algo está leyendo Cristina Fernández de Kirchner que la lleva a rememorar su ciclo espeso a la intemperie del poder, cuando gran parte de sus aliados de hoy conspiraban en su contra y la daban por jubilada. Tal vez por eso Juan Manzur quedó estampado en Lomas de Zamora a la pasada. Pese a que el gobernador de Tucumán -que en 2018 anunció «el Cristina ya fue» desde la redacción de Clarín-, también se había hecho acreedor en su momento a un procesamiento de Claudio Bonadio en la causa del Plan Qunita.

Otra vez como jefa de campaña, con Axel Kicillof como su candidato en la carrera larga hacia 2023 y Martin Insaurralde como anfitrión en Lomas de Zamora, la vicepresidenta desplegó, sobre el escenario y a su manera, el drama que envuelve al peronismo oficial, a casi dos meses de las elecciones primarias. Desde la tercera sección electoral, el bastión que la sostuvo en su momento de mayor aislamiento en relación al sistema político, habló de notebooks, contó la historia de L-Gante y, sobre todo, volvió a iluminar los años de la felicidad perdida en el cosmos del kirchnerismo. “El salario había crecido entre ese 2003 y ese 2015 un 1200%. Estábamos en un país donde teníamos el mejor Salario Mínimo Vital y Móvil, en dólares, de toda América Latina”, dijo. Nada más distante de la realidad actual, con los ingresos en el quinto subsuelo y el Salario Mínimo Vital y Móvil entre los tres más bajos de América Latina (si se toma en cuenta el dólar oficial).

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)