10.1 C
Buenos Aires
miércoles 4 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

El vertiginoso encarecimiento de todas las materias primas, explicado en este gráfico

Cuando a principios del año pasado la economía se paró en seco por culpa de la epidemia los organismos internacionales se apresuraron a lanzar un pronóstico hasta cierto punto balsámico. Puede que el porcentaje de parados se hubiera disparado y que el índice de producción industrial se hubiera hundido de un día para otro, pero no estábamos ante otra Gran Recesión. Las causas de aquel cataclismo eran estructurales; estas, coyunturales. La economía se recuperaría tan rápido como se había desplomado.

A este relato siempre le acompañaba una diapositiva donde se mostraba un gráfico con forma de V. Primero hacia abajo; luego hacia arriba.

Hoy las palabras emitidas por gobiernos, FMI o Unión Europea se han probado más certeras que las emitidas por las mismas instituciones hace doce años. Es cierto que la economía está recuperando el pulso lentamente. La campaña de vacunación en los países más adelantados ha permitido reactivar el consumo, pilar de la economía occidental, y las actividades de ocio. El listado de parados se está reduciendo. El PIB está volviendo a crecer, o al menos ha dejado de hundirse en un pozo sin fondo. La pandemia se está acabando, también a nivel económico.

magnet.xataka.com  (magnet.xataka.com)