miércoles 14 de noviembre

El viejo truco de echarle la culpa a los videojuegos

Hace algunas semanas, y luego de haberlo anunciado y discutido por mucho tiempo, la Organización Mundial de la Salud reconoció al “trastorno por videojuegos” como un desorden de salud mental. La OMS lo incluyó en el borrador final de su libro de referencia sobre enfermedades reconocidas y diagnosticables, que se utiliza no solo para asistir en los diagnósticos sino también para la realización de estadísticas globales.

Este borrador, que además retira la transexualidad de la lista de enfermedades mentales, incorpora al “trastorno por videojuegos” como uno de los trastornos producidos por conductas adictivas. Los criterios de diagnóstico incluyen la incapacidad para controlar cuándo, dónde y por cuánto tiempo se juega, la prioridad puesta en los videojuegos por sobre otras actividades sociales y la continuación o exacerbación del comportamiento a pesar de sus consecuencias negativas.


Dejar un comentario