El Whatsapp de Macri

Vuelve de Rosario y se refugia en su lugar favorito del chalet presidencial, solo lo acompañan Juliana, la hija de la primera dama y Antonia la hija de ambos. Toma su teléfono y empieza el intercambio con sus eventuales y variados interlocutores. Se queja porque en el acto rosarino, la intendente y el gobernador se explayaron más de la cuenta y que apenas que el empieza su alocución, los megáfonos pretendan taparlo. Cambia su estado de ánimo, cuando alguien desde el Indec, le anticipa un crecimiento de la economía del 1,1 en el primer trimestre del 2017 y se anima a vaticinar una expansión de 3 puntos para este año. Ademas, el whatsapp le indica que el cuarto trimestre del 2016 la suba fue del 0,7 y no del 0,5 como se había informado.

Intercambia impresiones sobre el bono a 100 años y aclara que tres de cada cuatro emisiones de deuda, son para refinanciar deuda legada por el kirchnerismo. Sin solución de continuidad se engancha con otro contacto y asegura que Lilita y María Eugenia no podían convivir en la provincia, que a la chaqueña no le da hoy la salud para recorrer toda el territorio bonaerense en campaña y la elogia diciendo que en apariciones televisivas hablando de Cristina, cumplirá su cometido, aunque no sea su rival en capital.