miércoles 25 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Elecciones en Francia: nadie usa a Zidane

Éric Zemmour, uno de los candidatos de extrema derecha en la primera vuelta de las elecciones presidenciales que se celebran este domingo en Francia, comenzó a jugar fútbol sala con sus colaboradores ante numerosas cámaras de TV, oportunamente invitadas por su equipo de campaña. Zemmour, periodista de 63 años, ensayó algunos pases torpes. Importaba poco. El “fulbito” era el cierre ideal de la visita a Marsella, porque se jugaba en el polideportivo Z5 de Aix-en-Provence, propiedad de Zinedine Zidane. “En 1998 –decían simpatizantes del candidato- la Z (Zidane) ganó la Copa del Mundo. En 2022 la Z Zemmour ganará las elecciones”. Todo iba bien hasta que, de repente, Noureddine Zidane, hermano del crack, irrumpió junto con personal de seguridad y pidió a los jugadores, candidato incluído, que abandonaran la cancha. Los echó. Hay quienes citan la expulsión de Zemmour del club de Zidane, ocurrida una semana atrás, como el acto más digno de una campaña electoral que, en su segunda vuelta, podría instalar por primera vez en el Palacio del Eliseo a un candidato de ultraderecha.

Ese candidato, es cierto, no sería exactamente Zemmour. Porque su sorpresiva aparición primero, y su crecimiento corriendo por derecha a Marine Le Pen, decayeron en los últimos tramos de la campaña, según los sondeos. Le Pen, en cambio, remontó y está apenas por debajo del presidente Emmanuel Macron. Su padre, Jean-Marie Le Pen, es el candidato que en 1998 se quejaba porque la gran selección francesa campeona mundial de ese año tenía demasiados hijos de inmigrantes y no cantaban La Marsellesa. “No necesito gritarla, la canto en mi cabeza”, respondió en su momento Zidane, líder de aquella selección que era señalada como supuesto símbolo de “la nueva Francia multicolor”. “Black-Blanc-Beur” (negros, blancos y árabes), por el origen de muchos de sus jugadores.

cenital.com  (cenital.com)