En China, las mujeres son presionadas para volver al hogar y dedicarse a la maternidad

Bella Wang apenas notó la sección de la solicitud que le pedía confirmar si estaba casada o tenía hijos. Los empleadores en China les hacen ese tipo de preguntas a las mujeres en forma rutinaria, y ya las había visto antes en las entrevistas de trabajo.

Sin embargo, después de aceptar un puesto como gerente en una gran empresa de capacitación de idiomas en la ciudad norteña de Tianjin, fue una sorpresa cuando le dijeron que el empleo tenía una condición.


Como mujer casada sin hijos, tendría que firmar un “acuerdo especial” en el que prometía no embarazarse durante dos años. Si rompía esa promesa, señaló la compañía, podrían despedirla sin compensación.

Wang, de 32 años, habla inglés fluido y tiene un título como especialista en comercio internacional; se sintió indignada, pero firmó el documento.