miércoles 15 de agosto

En Colombia, la coca triunfará sobre el café (o la miel) por una simple razón comercial

El actual proceso de paz en Colombia, país que ha sufrido los impactos más nefastos de la guerra contra las drogas, enfrenta un conjunto de desafíos para su implementación.

Uno de ellos es: ¿qué hacer con las regiones que durante 35 años producían el ingrediente clave para uno de los productos más lucrativos del mundo?


El tráfico global de cocaína enriqueció a los traficantes locales e internacionales y ayudó a financiar y extender las actividades de las FARC. Pero no benefició así a los campesinos productores de la hoja de coca. Ellos seguían, y siguen, bastante pobres. Más aún, durante los tres años de negociación para la paz —reporta recientemente la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de las Naciones Unidas— los cultivos de coca en Colombia han crecido en un 39%, de 69,000 hectáreas en 2014 a 96,000 en 2016.

Dejar un comentario