martes 17 de julio

En Estados Unidos podría abrirse una nueva batalla sobre el aborto legal

Mientras los partidarios de ambos lados de la batalla legal sobre el aborto en Estados Unidos están a la espera de que se reformule la Suprema Corte con dos magistrados nombrados por Donald Trump, una cosa es segura: un posible Estados Unidos sin aborto legal sería muy diferente del Estados Unidos antes de que el aborto fuera legal.

Cuando el juez Anthony Kennedy anunció su retiro la semana pasada, comenzó la especulación sobre la posible revocación del caso Roe contra Wade, cuyo fallo trascendental de 1973 despenalizó la interrupción del embarazo, cuyo postulado central es que el aborto debe ser permitido a la mujer, por cualquier razón, hasta el momento en que el feto se transforme en “viable”, es decir, que pueda vivir fuera del útero materno sin ayuda artificial. La mayoría de los expertos dicen que esa posible revocación está lejos, si es que alguna vez llega. Predicen que un escenario más probable es que el tribunal, ahora con más magistrados de derecha, apoyen los esfuerzos para restringir el aborto, dado que ya hay varias demandas contra las restricciones que han sido impuestas al aborto en el ámbito estatal y que han afectado la implementación local del fallo Roe. Si eso sucede en las cortes, dicen los expertos, incentivará a algunos estados a limitar el acceso aún más.


Incluso así, un regreso absoluto a una era de abortos clandestinos hechos con ganchos para ropa parece improbable. Durante las décadas después de que el caso Roe se resolvió, una explosión de innovación científica ha producido medidas más eficaces, simples y seguras para prevenir la fecundación o ponerle fin a un embarazo; los avances han contribuido a que el índice de abortos en Estados Unidos haya disminuido a la mitad desde la década de los ochenta.

Dejar un comentario