20.8 C
Buenos Aires
domingo 26 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

En la realeza británica los negocios siempre son primero

Cuando Meghan, la esposa del príncipe Enrique, se refirió a la familia real británica como “la firma” en su dramática entrevista con Oprah Winfrey el domingo, evocó una institución que es tanto un negocio como una fantasía. Ahora es un negocio en crisis, después de que la pareja acusó a miembros de la realeza por tener actitudes racistas y crueles.

El Palacio de Buckingham respondió el martes que “toda la familia se entristece al saber cuán desafiantes han sido los últimos años para Enrique y Meghan”. Según el comunicado oficial, las acusaciones de racismo son “preocupantes” y “aunque algunos recuerdos pueden variar, se toman muy en serio y serán abordados por la familia en privado”.

Por supuesto que la historia de Enrique y Meghan es un traumático drama personal: de padres e hijos, hermanos y esposas, que se pelean por desaires, reales o imaginarios. Sin embargo, también es una historia laboral: las dificultades de una extranjera glamorosa e independiente que se incorpora a una empresa familiar establecida, rígida y, a veces, desconcertante.

nytimes.com  (www.nytimes.com)