En qué se parece o diferencia la estrategia de Trump en Venezuela a la vieja política de EE.UU. hacia Cuba

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, auguró esta semana que “los días del socialismo y el comunismo están contados no sólo en Venezuela, sino también en Nicaragua y Cuba”.

El telón de fondo de esta afirmación de Trump en Miami fue la crisis en Venezuela, donde el presidente Nicolás Maduro enfrenta la presión del líder opositor Juan Guaidó, EE.UU. y otros países que ya no reconocen su gobierno.


Pero la referencia de Trump a Cuba en su discurso del lunes evocó también un aspecto de la realidad: en la isla caribeña persiste un gobierno comunista hace más de medio siglo, contra la voluntad de Washington.

Los esfuerzos de cercar comercial y políticamente a Cuba, las fuertes advertencias de la Casa Blanca o los fallidos planes de invasiones y magnicidio resultaron insuficientes para que EE.UU. lograse cambiar el gobierno en La Habana.

Y ahora que Trump endurece las sanciones económicas al gobierno de Maduro o afirma que “todas las opciones están abiertas” en Venezuela, surge una pregunta: ¿se trata de la misma vieja estrategia de EE.UU. hacia Cuba?